sábado, 14 de marzo de 2009

Un e-mail de Antoni Casas Ros

Retrato de Antoni Casas Ros (tinta sobre papel, marzo 2009)

Hace unos días recibí un e-mail de Antoni Casas Ros. El escritor invisible cuenta en su primer libro, El Teorema de Almodóvar, que su rostro quedó desfigurado en un accidente de coche, tras toparse con un ciervo en la carretera. En el accidente murió su mujer. Desde entonces Antoni Casas Ros no desea aparecer en público. Hasta su agente literario o sus editores dicen no conocerle en persona, no haberle visto nunca y mantener contacto tan sólo a través de e-mail. Y así, por e-mail, mandó su primer libro a la editorial francesa Gallimard, que no dudó en publicarlo. Después fue publicado en España por Seix Barral y más tarde en países como Italia o Inglaterra. Todo esto ha llevado a todo tipo de especulaciones sobre la identidad de Antoni Casas Ros. Se ha llegado a decir incluso que tras este escritor invisible hay otro escritor bien visible, y se han barajado los nombres de Enrique Vila-Matas, Sergi Pámies o Eduardo Mendoza. Han aparecido además muy diversos artículos sobre todo esto (enlazo uno, pinchando AQUÍ). Ahora se publica su segunda novela, titulada Mort au romantisme, de momento en Francia, de nuevo con la editorial Gallimard.

Hace ya bastantes meses que intenté ponerme en contacto con Antoni Casas Ros. Un día entré en su blog (puede visitarse pinchando AQUÍ) y por allí, algo perdida, encontré una dirección de correo electrónico con su nombre. Así que le envié un e-mail invitándole a participar en mi proyecto Libro de voyeur. No esperaba que contestase, pero hace unos días me encontré con su respuesta. Me decía, en inglés, que le encantaría participar, que no había visto mi mensaje hasta entonces porque aquella dirección de correo hacía tiempo que no la utilizaba. Así que me proporcionó una nueva dirección y le mandé varios dibujos. Eligió uno y a los dos días me envió el texto escrito en francés. Me decía que no conoce a ningún traductor en Roma, ciudad en la que reside.

Y como he retratado a todos los participantes del Libro de voyeur con la idea de que aparezcan sus rostros en el índice, me tomé la libertad de hacerle un retrato con la cabeza de un ciervo. Se lo mandé y respondió con un the picture is perfect, así que supongo que le gustó.

Hacia el final de su Dietario Voluble, Enrique Vila-Matas escribe:

“Acaba de mandarme un e-mail Antoni Casas Ros, el escritor sin rostro, el hombre desfigurado. Siempre tendrá algo de inquietante que un hombre invisible se ponga en contacto con uno.”

(Puede leerse pinchando AQUÍ, el texto que Vila-Matas publicó en El País sobre todo esto y que Casas Ros colgó en su blog hace algún tiempo.)

8 comentarios:

manel cráneo dijo...

Si tuviera que hacer un comentario de cada cosa nueva que vas colgando, me pasaría el día escribiendo, son todos geniales y asusta tu nivel de producción.
Me pregunto si tienes también tiempo para dormir. Un abrazo desde Coruña Rabuña.

estibalizes dijo...

Me da miedo. Antoni Casas Ros. Creo que si me viese en medio de una carretera, me atropellaría con sus astas.

Luis dijo...

Hola, amigo. He dejado un enlace en mi blog a esta bonita entrada. Un abrazo! Ah, pásate por la fiesta del Hotel junto a la vía de Alex Nortub, que está que se sale!

Pablo Gallo dijo...

Gracias por tus palabras,Manel. La verdad es que duermo bastante.

Antoni Casas Ros es así, Estíbaliz, siempre con sus astas de un lado para otro, no me extraña que se oculte.

Me he pasado por la fiesta, Luís, muy animada y con exquisitos invitados. Gracias por el aviso.

carmen dijo...

Hace bastante que sigo tu blog, pero hasta hoy no había dejado ningún comentario.Alguna vez tenía que ser la primera.Me gustan mucho tus dibujos y retratos y los micrometrajes,me encantan.Sigo todos los dibujos que estas haciendo para tu libro de voyeur,me parece un proyecto estupendo.He leído lo que has escrito sobre Antoni Casas Ros,vaya historia,es triste y a la vez ,misteriosa.Llama la atención que escriba sin que nadie le conozca en persona, ni siquiera su agente literario y editores. Debiste sentirte muy bien cuando te mando un texto para tu libro .Ya he visto que te has pasado por el Hotel de Alex Nortub,la que tiene montada.No se como acabaran algunos el día 17.Saludicos

entrenomadas dijo...

Inquietante historia e inquietante ilustración.

Un abrazo,

M

Pablo Gallo dijo...

Me alegro de que te guste lo que hago, Carmen. Gracias por visitarme.

Lo cierto es que es muy inquietante, Marta, que un hombre invisible se ponga en contacto con uno. Un abrazo.

mercedes dijo...

por favor, me podrías dar la dirección de correo de Antoni Casas ros.
maría