miércoles, 23 de diciembre de 2015

COMANDO PSICOGRÁFICO en A Coruña


Para empezar bien el año 2016, el sábado 2 de enero estaremos presentando nuestro COMANDO PSICOGRÁFICO en A Coruña, invocando a espíritus poderosos que nos guiarán hasta el alegre túnel que separa la vida de la muerte y del que esperamos volver renovados mientras dibujamos a ciegas y creamos músicas espectrales que renovarán también los espíritus de aquellas personas que presencien nuestro fraterno ritual de conjuros hipnagógicos.
Será a las 22.00 h en Pao de toxo (Plaza de Lugo 23, Sótano).
   

martes, 22 de diciembre de 2015

SOLSTICIO

SOLSTICIO
(Acrílico sobre papel, 42 x 29 cm, 2015)

Es aconsejable observar este dibujo escuchando este tema de Kozmic Muffin:

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Dos discos iluminadoramente oscuros


Los dos vinilos que más suenan últimamente en mi estudio son: “Negra” de Raisa​ y “Vigorexia emocional” de Pablo Und Destruktion​. Dos discos enormes. Dos discos alquímicos. Dos discos iluminadoramente oscuros. (Y, gentes de Coruña, este sábado 19 de diciembre Pablo und destruktion dará uno de sus chamánicos conciertos pastorales en el Playa Club, y si yo siguiera viviendo en la ciudad que me vio nacer, no me lo perdería ni aunque me hubiesen roto las piernas media hora antes).




lunes, 19 de octubre de 2015

Nueva reseña de Manual de ruleta rusa, por Santiago García Tirado

Manual de ruleta rusa Pablo Gallo

MANUAL DE RULETA RUSA

PABLO GALLO

Aristas Martínez
8,9
110 págs.
17 €.


“Manual de ruleta rusa” es el texto cronopiano que Cortázar nos debía y que Pablo Gallo (La Coruña,1975) se ha lanzado a escribir hibridándolo con un modo de ilustración muy propio. El texto arranca con una paráfrasis del “Preámbulo” y las “Instrucciones para darle cuerda al reloj”, y continúa con un itinerario por la historia de los que en algún momento tentaron al azar jugando a la ruleta rusa. Leemos allí que fue un escritor de novelas baratas, George Surdez, el primero en usar el término “Ruleta rusa”, con el que titula un cuento suyo de 1937. Sin embargo, no fue el inventor de la moda: en la recapitulación de corte enciclopédico que trazaPablo Gallo sabemos de otros autores que abundan en que fueron los oficiales zaristas quienes efectivamente inventaron ese duelo con el azar en momentos de subidón testosterónico y bajón patriótico. Hasta aquí, los antecedentes de la moda. Todo parece que va a quedar como un ejercicio erudito incapaz de progreso cuando un giro de la obra la hace derivar en una sala de máscaras que destaca algunos de los más sonados suicidios de la historia ―no sólo ruleta rusa mediante― desde el insoslayable Romanticismo hasta el último de los excesivos conscientes, Hunter S. Thompson. La sala es grande, subyuga: hay cabezas lúcidas de escritores que no soportan la vida ―Larra, Potocki, Arguedas―, cantantes de amores tempestuosos―Wendy O. Williams, Violeta Parra―, y hay millonarias de vida desenfrenada ―Alice de Janzé―, y periodistas, gangsters, aviadoras. Cada relato aparece con su correspondiente ilustración en colores contradictorios ―”complementarios” no encajaría aquí―, pensadas como estampas que concitan la tragedia en un fotograma congelado. A cada personaje, su metáfora. Lo mejor del libro, sin embargo, está por llegar, queda un nuevo e inopinado giro: desaparece la enciclopedia, se acaba lo figurativo en las ilustraciones y entramos en una fase final ocupada por la autoficción. Sin duda es lo mejor de la obra, para lo que todo lo anterior parece no haber sido sino una introducción. Aquí el autor narra un extraño encuentro con un personaje que lo pone sobre la pista de una teoría bizarra en torno al “suicidio cuántico”. Se trata de un relato que sabe cebar la tensión hasta inocular la angustia, precisamente en una fase del libro donde ya no la esperábamos. Las ilustraciones han dejado de ser retratos, ahora son pinturas de ecos expresionistas sobre superficies circulares. Al fondo se intuye la trama de un cuaderno escolar cuadriculado; en la superficie, tonos rojizos y negruzcos que potencian un estado de desazón. Insania. El texto acaba de manera muy adecuada como un juego de ruleta rusa, sólo que no estamos seguros de si la bala final nos ha atravesado.
Hablamos de una obra que, como puede verse, es una pieza experimental a la que incomoda el traje de lo meramente literario. Incluso de lo pictórico. Propone un acercamiento a ese lado tenebroso de la existencia donde es posible fascinarse con la aniquilación, un estado antihumano nada fácil que requiere dosis de bizarría e inteligencia para tratarlo sin caer en un enfoque tremendista o naíf. Y Pablo Gallo da pruebas de que conoce esas dosis. En conclusión, “Manual de ruleta rusa” no se presenta como un calmante ni un elogio de la luz, es una incursión en los márgenes del maelstrom vital con intención puramente testimonial y estética. Si nos conmueve que el autor retrate ese miedo es porque cualquiera con cierto grado de madurez sabe de qué habla. Huizinga hablaba del juego como consustancial al hombre, y Freud de la pulsión evidente hacia el Thanatos. En la ruleta rusa ambas confluyen y Pablo Gallo ha tenido el tacto necesario para elaborar un artefacto a la altura del encuentro. Hay que tenerlo.

Enlace:

miércoles, 14 de octubre de 2015

Reseña de "Manual de ruleta rusa" por Sergio Sancor

EN LA WEB LITERARIA A GOLPE DE LETRA



manual-de-ruleta-rusa-portada

“Manual de ruleta rusa”, de Pablo Gallo

Este es un viaje en tres niveles. Tres capas que, superpuestas, degustadas por separado o uniendo cada uno de sus detalles, encierran uno de los libros más interesantes que he tenido el placer de leer. Porque como en cualquier obra de arte hay tres espacios que analizar – obra, autor y público -, en Manual de ruleta rusa sus niveles se complementan y construyen una experiencia que no será la misma de haber una nueva lectura. El instante, el contexto, las palabras y las ilustraciones, hacen acopio de fuerza y convierten al lector en un observador de muertes pero no desde una posición pasiva, sino desde quien al mirar se convierte en parte del escenario y de la acción de un texto que, disparando como si de una pistola recién cargada se tratase, agujerea más de uno de nuestros sentidos. No será, por tanto, quizás una lectura sencilla, o si se me permite la expresión, típica. Porque en esa diferencia, en ese detalle minúsculo al que podemos atender en cada una de las pisadas que nos ofrece Pablo Gallo, es donde este libro eleva el nivel de entusiasmo de este redactor que ha mantenido el silencio tras la lectura y ha querido investigar aquello que rodea a todo este suicidio colectivo al corro de una ruleta rusa que está dispuesta a segar alguna que otra vida.
Pero decía que este es un viaje en tres niveles. El primero de todos ellos, es el ineludible prólogo de Grace Morales, que no sólo hipnotiza sino que sirve como introducción perfecta para el mundo al que estamos a punto de entrar. Y ahí, como en esa espera que llega de lejos de la que habla el texto, nos encontramos con Pablo Gallo hablándonos de su experiencia, de los por qués y algún que otro interrogante, mientras vamos enumerando la Historia – esta vez con mayúscula, se lo merece – de un concepto que todos hemos escuchado o leído, pero que permanece en algunas sombras: la ruleta rusa, ese juego donde la vida y la muerte beben en la misma mesa y de la que al final sólo una saldrá ganadora.
Me dispongo a trazar un mapa suicida. El lugar del que parto es en realidad el nombre de un escritor pulp: George Surdez(pag. 32) 
Pero ese será sólo el primer nombre de todos los que aparecerán en el segundo de los niveles. Aquí nos detendremos en un pequeño museo de los horrores donde suicidas inmolaron sus ilusiones a golpe de bala. Y es que este Manual de ruleta rusa es una colección de historias, de biografías truncadas, alimentadas cada una de ellas por una pequeña obra de arte que Pablo Gallo ha creado para acompañarlas. Texto e imagen, una combinación que nos deja boquiabiertos, un deseo de codicia al observar, en un camino por los sonidos de las balas que acabaron perdidas en su trazado por la cabeza de personas que lo perdieron todo o que, simplemente, se perdieron ellos. Y así, tras el ilustre viaje por los suicidas, llegamos al tercer nivel, a uno de los mejores textos que he leído en mucho tiempo. Pablo Gallo habla del “suicidio cuántico”, de la una posible ficción que le llevó a escribir este libro, pero también de lo que éste, cual arma cargada, cual objeto con posible capacidad de eliminar vidas, llega un momento en el que, al terminar, al acabar, al llegar a ese punto y final que algunos no queremos que llegue, se arranca la vida tras nuestro paso por él.

¿Seremos, por tanto, meros observadores o formamos parte de este suicidio? ¿Quién lo decide? ¿Será que, al final, sólo podremos descubrirlo cuando hayamos terminado un libro, o por el contrario, empezamos a entenderlo nada más abrirlo? En cualquier caso, la experiencia que nos sostiene gracias a Manual de ruleta rusa es la de habernos encontrado, ahora sí, algo que merece realmente la pena leer – y observar -.

http://www.agolpedeletra.com/manual-de-ruleta-rusa/

martes, 29 de septiembre de 2015

Los caminos de la imagen son inescrutables


Un día del año 2009 fotografié a Ainara rodeada de libros. Poco después, pinté un cuadro a partir de aquella foto y meses más tarde lo vendí. En 2013 el cuadro se convirtió en la portada del libro “Te espero dentro” de Pedro Zarraluki​. Y ahora, en 2015, he sabido que alguien ha realizado un mural en Sabadell a partir de ese cuadro, muy cerca de una librería llamada Librerío de la Plata​. Los caminos de la imagen son inescrutables.





miércoles, 23 de septiembre de 2015

REENCUENTRO


He pasado el verano lejos de mi estudio. Lo he echado mucho de menos. A veces me preguntaba que estaría haciendo mi estudio sin mí. A veces ansiaba estar encerrado en su interior durante horas, días o semanas. Ha sido duro. El sol, el calor, las cervezas a todas horas para sobrellevar ese sol y ese calor. Ha sido un verano realmente duro, llegué a pensar que nunca vería un nuevo otoño. Pero hoy llueve, y puedo decir que nos hemos reencontrado, mi estudio y yo. Como en una de esas estúpidas películas románticas, somos UNO, otra vez.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Fotografías de la presentación coruñesa del Manual de ruleta rusa


Algunas fotografías de la presentación coruñesa del Manual de ruleta rusa, realizadas por Vane Abelairas en la Librería Berbiriana.

Y en la web de Estíbaliz Espinosa un maravilloso texto sobre todo ello:
http://estibalizespinosa.com/2015/08/07/manual-de-ruleta-rusa-de-pablo-gallo/





martes, 25 de agosto de 2015

Luis Pousa escribe sobre "Manual de ruleta rusa" en La Voz de Galicia


Instrucciones para jugar a la ruleta rusa, por Luis Pousa
(El Rincón del sibarita / La Voz de Galicia / 14-8-2015)
A Pablo Gallo lo conocemos por su faceta principal de artista plástico, pero ya hace años que su pintura, sus dibujos y sus ilustraciones deambulan en una intrigante tierra de nadie entre la literatura y el arte. Empezamos a sospechar que Gallo tendía a la escritura cuando, hace cinco años, invitó a un grupo variopinto de 69 autores a participar en El libro del voyeur (Ediciones del Viento) para que ilustrásemos con nuestros textos los dibujos eróticos que él había preparado para este raro y exquisito volumen. Las sospechas fueron creciendo de forma alarmante al rastrear las incursiones de Pablo Gallo en esa maraña de interconexiones que tejen en España media docena de blogs literarios. Pero las sospechas se convirtieron en certezas cuando el año pasado Pablo Gallo desembarcó en un legendario pub de A Coruña, pertrechado con sus útiles de pintar para protagonizar unas sesiones psicográficas en las que dibuja a ciegas invocando, por ejemplo, el espíritu de Valle-Inclán. Cuando uno invoca a Valle, ya está al otro lado de la línea roja y no tiene cura.
Todo eso lo confirma ahora en su debut como escritor con Manual de ruleta rusa (Artistas Martínez), un estremecedor catálogo de usuarios de este método para quitarse de en medio donde Gallo alterna textos e ilustraciones para hacer memoria de las ruinas vitales de gentes como el autor pulp George Surdez, nuestro Mariano José de Larra, la condesa de Janzé, el argentino Raúl Barón Biza, Jacqueline Picasso, la cantante punk Wendy O. Williams o el escritor y periodista gonzo (para él se creó el término) Hunter S. Thompson, que tuvo las agallas de titular su nota de suicidio: «La temporada de fútbol ha acabado». 
Pablo Gallo nos va llevando hacia el gato de Schrödinger y ese último suicidio cuántico, que en realidad solo tiene lugar en uno de los universos paralelos que, según la física teórica, se escinden y se crean cada vez que tomamos una decisión. También al leer (o no) estas líneas.

Enlace aquí: 
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/fugas/2015/08/10/instrucciones-jugar-ruleta-rusa/00031439222999287542171.htm

lunes, 20 de julio de 2015

Sesión Psicográfica en Bilbao (Invocando a Guy de Maupassant)


Regreso de mi apacible retiro burgalés para invocar al escritor Guy de Maupassant junto a la ría bilbaina cuando se cumplen 122 años de su muerte (tras intentar degollarse con un abrecartas, fue internado en la clínica parisina del Doctor Blanche, donde falleció un año más tarde).
Será este viernes 24 de julio a las 20 h en Mongolia Gunea (Aretxaga Kalea 2, Bilbao La Vieja), en compañía de mi amigo Iago Alvite, el gran alquimista sonoro.
Y aquí un fragmento del relato de Maupassant titulado “La noche”:
"A medida que crece la sombra me siento distinto, más joven, más fuerte, más activo, más feliz. La veo espesarse, dulce sombra caída del cielo: ahoga la ciudad como una ola inaprensible e impenetrable, oculta, borra, destruye los colores, las formas; oprime las casas, los seres, los monumentos, con su tacto imperceptible."


lunes, 6 de julio de 2015

Dos cosas que me hace muy feliz no tener


Ayer, por la mañana, muy pronto, hice una ensalada de pasta con mucho aguacate y la metí en un tupper y me fui a mi nuevo estudio. Pasé todo el día allí metido, pintando como un animal durante diez horas. A mediodía descansé veinte minutos para comer. Mientras masticaba aguacate y me bebía una cerveza Estrella Galicia y sonaba el maravilloso disco Get lost (Don´t lie) de These Inmmortal Souls, pensé en dos cosas que no tengo en el estudio:
1. No tengo conexión a Internet, por lo que la soledad es absoluta y puedo concentrarme en la pintura con una intensidad excepcional.
2. No tengo vecinos –el local está a pie de calle y sobre su techo no hay edificio alguno-, por lo que puedo poner la música al volumen que me venga en gana.

Internet y vecinos, dos cosas que me hace muy feliz no tener.


miércoles, 10 de junio de 2015

Nuevo libro: Manual de ruleta rusa. Y próxima presentación en Madrid


 Mi libro “Manual de ruleta rusa” acaba de ver la luz publicado por la siempre extraña y maravillosa editorial Aristas Martinez​, y además con un rutilante prólogo de la gran Grace Morales​. 
Así que este fin de semana toca viajar a Madrid. El viernes 12 de junio, por la tarde, estaré en la caseta 355 de la Feria del Libro. Y el sábado 13 habrá presentación del libro con sesión psicográfica incluida. Y, aunque aparece anunciado en el cartel, finalmente no podrá acompañarme mi amigo Iago Alvite, así que me tocará invocar en solitario a los espíritus de algunos de los suicidas que aparecen en el libro. Será a las 20 h en el Bar Aleatorio​ (Calle Ruiz 7, Malasaña)



miércoles, 6 de mayo de 2015

Mi nuevo estudio


Me siento más que contento con mi nuevo estudio en Bilbao. Después de tres años sin tiempo para mucho más que cuidar de mi hija -y ahora que ya va al colegio durante unas cuantas horas al día-, vuelvo a tener un espacio en el que poder pintar de manera intensiva. Me siento enérgico, como una bestia inmune. Hacía tiempo que no pintaba tanto y con tanta intensidad. 
Todavía estoy organizando el espacio, haciéndolo mío, pero pronto podré recibir a quien le apetezca visitarlo.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Sesiones psicográficas en Asturias


En marzo haremos dos sesiones psicográficas en Asturias. Estaremos en Gijón el viernes día 20 (El Bosque de la Maga Colibrí​) y en Ovideo el sábado 21 (Paraiso Local Creativo​). Estaremos invocando al espíritu de Stanislaw Lem en Gijón y al espíritu de Lovecraft en Oviedo, espíritus de escritores que murieron en el mes de marzo, Lem hace 9 años y Lovecraft hace 78. Esperamos que se manifiesten como es debido y nos desvelen algún que otro misterio del más allá.


lunes, 23 de febrero de 2015

Haciendo el "matisse"



Haciendo el "matisse" con mi hija. 
De momento, yo recorto y Leire me sugiere elementos y los pega. 
Hacemos un buen equipo.

miércoles, 28 de enero de 2015

El ataque a la feria de arte contemporáneo

EL ATAQUE A LA FERIA DE ARTE CONTEMPORÁNEO
(46 x 55 cm, acrílico sobre lienzo, 2015)

Es aconsejable observar el cuadro mientras uno escucha la canción de COIL titulada "Fire of the mind":

martes, 20 de enero de 2015

Diez años en Bilbao


Hoy, 20 de enero de 2015, hace 10 años que llegué a Bilbao. Todo el mundo sabe que la manera en que uno llega a una ciudad condiciona sin duda la estancia en esa ciudad.  Yo llegué a Bilbao en tren desde A Coruña, era de noche y una mujer me esperaba en la estación. Durante estos últimos 10 años he vivido en el barrio de Santutxu, en la frontera con el barrio de Bolueta, ni muy lejos del centro ni muy lejos de la periferia. Bilbao es una ciudad más o menos abarcable a pie. Me encanta Bilbao. También es cierto que me dedico a lo que me gusta, dibujar y pintar, y vivo con dos mujeres maravillosas: Ainara (por quien llegué a Bilbao) y Leire (nuestra hija de tres años). Así uno podría vivir a gusto casi en cualquier sitio. A veces salgo a pasear por el barrio y hago fotos a cosas a las que nadie parece hacer fotos. A veces salgo a pasear y todavía siento que paseo por una ciudad extraña. Creo que es una de las cosas que más me gustan de vivir aquí. Me digo que todo irá bien mientras esa sensación de extrañeza cotidiana perdure.