lunes, 6 de julio de 2015

Dos cosas que me hace muy feliz no tener


Ayer, por la mañana, muy pronto, hice una ensalada de pasta con mucho aguacate y la metí en un tupper y me fui a mi nuevo estudio. Pasé todo el día allí metido, pintando como un animal durante diez horas. A mediodía descansé veinte minutos para comer. Mientras masticaba aguacate y me bebía una cerveza Estrella Galicia y sonaba el maravilloso disco Get lost (Don´t lie) de These Inmmortal Souls, pensé en dos cosas que no tengo en el estudio:
1. No tengo conexión a Internet, por lo que la soledad es absoluta y puedo concentrarme en la pintura con una intensidad excepcional.
2. No tengo vecinos –el local está a pie de calle y sobre su techo no hay edificio alguno-, por lo que puedo poner la música al volumen que me venga en gana.

Internet y vecinos, dos cosas que me hace muy feliz no tener.