viernes, 17 de junio de 2016

"Dibujar en la oscuridad" en La Voz de Galicia, por Luis Pousa


Dibujar en la oscuridad, Luis Pousa

Desde hace un par de años, el artista Pablo Gallo (A Coruña, 1975) cultiva lo que él mismo ha bautizado como sesiones psicográficas: unas performances en las que el pintor dibuja a ciegas acompañado en el escenario por Iago Alvite, que ejerce «como alquimista sonoro, creando músicas espectrales». De esas actuaciones nace ahora un pequeño tesoro titulado Dibujar en la oscuridad, un libro que publica Ediciones El Gallo de Oro donde relata las andanzas del comando psicográfico por la península y reúne una selección de ilustraciones creadas a oscuras, y en directo, ante los asiduos de locales como el Club Cronopios de Barcelona o la Librería Berbiriana y la Casa de las Naufraguitas, de A Coruña.
 El volumen constituye, según cuenta Pablo Gallo, «un manifiesto de quince puntos para dibujar a ciegas» por el que se pasean algunas de sus más queridas afinidades electivas, desde William Blake a Valle-Inclán y Oscar Wilde.
Dibujar a oscuras se completa con una segunda parte en la que el creador ofrece un Breve diccionario de artistas espiritistas, una alineación imbatible de quince personajes devorados por la vida que buscaron en el más allá las certidumbres y la inspiración que no encontraban a este lado de la realidad. Las estampas biográficas son todo un hallazgo, ya que cada uno de estos seres merecerían por sí mismos una novela entera. El autor recuerda aquí a la ocultista, médium y pionera del arte abstracto Hilma Af Klint; a la pintora, poeta, actriz y bruja Marjorie Cameron; al minero, artista y espiritista Auguste Lesage; o a la pintora australiana Rosaleen Norton, a la que juzgaron porque sus cuadros podían «depravar y corromper la moral de las personas que los ven». Pero mis ocultistas favoritos son el republicano español José Reyes Martín, industrial del tabaco y fundador del Círculo Espiritista de Granadilla de Abona, y el argentino Xul Solar, que luchó por acuñar un idioma, el neo-criollo, que fuese la lingua franca de América Latina. De él dijo Jorge Luis Borges: «Xul fue el hombre con la capacidad para la amistad más grande que he conocido».
ENLACE: 

domingo, 5 de junio de 2016

El libro de los espantos


En los próximos días llegará a las librerías “EL LIBRO DE LOS ESPANTOS” (Ediciones El Gallo de Oro), construido junto a mi amigo el poeta Beñat Arginzoniz, 46 dibujos espantosos míos junto a 46 textos espantosos suyos.

miércoles, 1 de junio de 2016

La araña de Cirlot


Al regresar de viaje me he encontrado en la mesa de mi estudio una araña muerta sobre el “Diccionario de símbolos” de Juan Eduardo Cirlot. Y, claro, tal y como haría cualquier ser humano razonable, no he podido evitar fotografiarla y buscar enseguida la palabra “araña” en el diccionario:

“… las arañas, destruyendo y construyendo sin cesar, simbolizan la inversión continua a través de la que se mantiene en equilibrio la vida del cosmos; así, pues, el simbolismo de la araña penetra profundamente en la vida humana para significar aquel sacrificio continuo, mediante el cual el hombre se transforma sin cesar durante su existencia; e incluso la misma muerte se limita a devanar una vida antigua para hilar otra nueva.”


jueves, 26 de mayo de 2016

Próxima sesión psicográfica en Gijón


Este próximo sábado 28 de mayo, sobre las 19 h, el Comando psicográfico estaremos en La Münster (Gijón) haciendo uno de nuestros ritusles de dibujo a ciegas y música espectral en Vericuetos 3 (Festival de música intrépida)


martes, 24 de mayo de 2016

Vídeo y reseña de "Dibujar en la oscuridad"



En EL DIARIO MONTAÑÉS (9/5/2016)
Por Javier Menéndez Llamazares

El trazo a ciegas de Pablo Gallo
El arte, como todo, tiene sus riesgos, que van mucho más allá de lo que aparentemente pudiera pensarse. Y es que puede que la génesis de esta nueva obra de Pablo Gallo, el pintor más literario de la independencia española, esté en un daño colateral, un efecto secundario más que crónico, permanente, de un golpe sufrido por el artista en edad infantil que le llevó a descubrir un miedo hasta entonces desconocido: el de perder la vista. Y es que, aunque fuera en pantalón corto, Gallo ya era entonces pintor, porque lo suyo es congénito, casi con absoluta seguridad. Posteriormente, seducido por el mito de Tiresias –cegado por los dioses, Zeus le compensaría con una ‘segunda visión’: el don de la adivinación y el poder de comunicarse con los difuntos–, la escucha de la ‘Música para tocar en la oscuridad’ del grupo Coil le inspiró una performance con la que conjurar sus propios miedos. Serían sus exitosas ‘Sesiones psicográficas’, en las que el pintor, acompañado por la banda sonora que improvisa el músico Iago Alvite, dibuja con los ojos tapados por una máscara; una especie de ritual pagano y ampliado por cámara de vídeo, cuyo carácter efímero se confirma con la destrucción de todo lo creado, al final de la sesión.
‘Dibujar en la oscuridad’ es, pues, a la vez, guía y memoria de una de las propuestas artísticas más innovadoras de los últimos años. Esoterismo, arte conceptual e historia de la cultura popular se funde en este cóctel exquisito. Por un lado, documenta el surgimiento de la idea, la técnica empleada y hasta los resultados, reproduciendo varias de las ilustraciones producidas por Gallo en sus sesiones con los ojos cerrados. Por otro, es una obra de literatura experimental, en la que a la manera de un alquimista juega con la mágica cabalística del número quince –los puntos del ‘cuadrado mágico’, pero también explora sus raíces cátaras y hebraicas– y sintetiza una especie de manifiesto en quince puntos, en los que el autor se habla a sí mismo, cada uno acompañado de citas que más parecen invocaciones, a cargo de William Blake, Marcel Duchamp, Aldous Huxley, H.P. Lovecraft…, condensando buena parte de las inquietantes influencias que han ido conformando el universo creativo del pintor. Habla de sus intenciones, describe las sensaciones durante la sesión y los pensamientos que le inspiran, siempre con el mismo comienzo, «y me digo que»: «la música propicia el trance»; «una máscara siempre ayuda a ser otro»; «los dibujos hechos a ciegas son mensajes llegados del Otro Mundo».
Casi la mitad del libro está ocupado por un pequeño ‘Diccionario de artistas espiritistas’, en el que Pablo Gallo nos presenta a una quincena –de nuevo su número mágico– de enigmáticos personajes que, pese a parecer salidos de su imaginación, son en realidad los pioneros del ocultismo entendido como una de las bellas artes. Cada uno, además, está retratado por el pintor, en el estilo tan característico de Gallo. El único español biografiado es el canario José Reyes Martín, «alegre dueño de una fábrica de puros», que fuera además elegido alcalde de su pueblo durante la I República.

viernes, 13 de mayo de 2016

En la Feria del Libro de Almería


Este sábado 14 de mayo,
el Comando psicográfico estaremos en el Teatro Apolo de Almería a las 21 h,
dentro de la programación de la Feria del Libro de la ciudad.
Y esa misma tarde, estaré firmando ejemplares de "Dibujar en la oscuirdad"
en la caseta de actividades de la feria, de 18.30 a 19.30 h.





lunes, 9 de mayo de 2016

Una entrevista sobre "Dibujar en la oscuridad"

CORUÑA DAILY NEWS (7 de mato de 2016):
IAGO FANDIÑO / La idea del límite caracteriza las obras del dibujante coruñés Pablo Gallo. A través del juego, el humor y la diversión, sus ilustraciones rompen con lo establecido.
La mezcla de diversos rostros para crear uno nuevo en Anti-facesla irreverencia a la cultura en Hiperhíbridos, la carencia de intimidad en el erotismo en El libro del voyeur o su visión sobre la vida y la muerte a través del suicidio en Manual de ruleta rusa son algunos ejemplos.
Ese límite vuelve a mostrarse en su último libro, Dibujar en la oscuridad. Sus textos e ilustraciones reflejan las fronteras del sueño y la vigilia, de la espiritualidad y la imaginación a través de la psicografía, una técnica de escritura y dibujo automático relacionada con el subconsciente, que el propio artista utiliza en sus presentaciones, gracias a su performance Sesiones Psicográficas. En ellas, ataviado con una máscara, Pablo Gallo dibuja a ciegas guiado por la música de Iago Alvite.

El inicio de Pablo Gallo, espontáneo y experimental

– ¿De dónde viene tu interés por la psicografía?– Empecé a dibujar a ciegas de manera espontánea a los veinte años, como un ejercicio experimental. Pero creo que mi interés viene de un episodio de mi infancia, en el que un columpio me golpeó y partió en dos mi ceja izquierda. Pero lo cuento mejor al principio del libro.
– ¿Con qué motivo las utilizas en tus creaciones?– Empezó como un divertimento, pero poco a poco ha ido ganando importancia en mi manera de ver el arte. El arte como una invocación, el arte como se entendía en el mundo primitivo, el artista como una especie de chamán o médium.
– ¿Qué te atrae de esta técnica?– Dibujando a ciegas uno altera su conciencia y no sabe muy bien lo que se encontrará al recobrar la visión. Es una manera de descubrir lo oculto en nuestra mente.
– ¿Qué sientes al pintar a ciegas?– Entro en una especie de trance, en el que habitualmente siento que desaparezco.
– En las sesiones hay también una presencia musical. ¿En qué consiste su papel?– De esa parte tan importante se encarga Iago Alvite, que lleva más de veinte años tocando en muy diferentes grupos de la escena gallega como Los Eskizos o Machetazo. Hace lo que llamamos música espectral. Toca en directo diferentes instrumentos y cachivaches para tratar de crear una atmósfera sonora que potencie el ritual y me guíe en la oscuridad.
– ¿A qué se debe ese interés por el mundo onírico?– El mundo onírico es muy atractivo simbólicamente hablando, pero prefiero el mundo de la duermevela, ese espacio maravilloso entre la vigilia y el sueño.
– ¿Por qué?– Porque uno se encuentra suspendido entre la realidad y el mundo onírico, y en las fronteras siempre suceden cosas más interesantes.

“El artista debe vivir en muchos mundos, viajar mentalmente, no quedarse quieto nunca”

– ¿Es entonces el arte la puerta al mundo espiritual?– Quizá debería ser algo así, pero se ha ido perdiendo ese concepto y hoy gran parte del arte contemporáneo es un simple producto.
– ¿El artista vive en uno o en varios mundos?– El artista debe vivir en muchos mundos, viajar mentalmente a muy diferentes universos, no quedarse quieto nunca.
– ¿Dónde termina lo real y comienza lo imaginario?– Quizá cada uno deba establecer sus propios límites o ponerse sus propias barreras. A mí me gusta mezclar esos mundos.
– ¿Qué poder puede llegar a tener nuestra mente?– Son muchos los grandes científicos que afirman que nuestro cerebro tiene muchas más posibilidades y energía de lo que creemos, dicen que posee facultades inimaginables. Pero al mismo tiempo, cada vez somos más dependientes de la tecnología; en vez de potenciar esas posibilidades, parece que las estamos durmiendo.
– Para terminar, ¿cuáles serán tus próximos proyectos?– Dentro de un mes verá la luz un nuevo libro, con ilustraciones mías y textos del poeta vasco Beñat Arginzoniz, que lleva por título El libro de los espantos (Ediciones El Gallo de Oro). Y en octubre se publicará el Libro de las Invocaciones. Antología de citas y espíritus. Es un libro muy especial. He pedido a 130 escritores de España y Latinoamérica que seleccionen una cita de un escritor muerto, después yo he ilustrado esas 130 citas. El libro será publicado por la editorial Reino de Cordelia.

jueves, 5 de mayo de 2016

Dos pinturas recientes

VIAJE A PIE (Acrílico sobre lienzo, 30 x 30 cm, 2016)



LA CONSAGRACIÓN DE LA PRIMAVERA (Acrílico sobre lienzo, 60 x 60 cm, 2016)



martes, 19 de abril de 2016

A veces la alegría esta próxima a la locura


A veces la alegría está próxima a la locura. 
Lo pienso mientras veo que he terminado un libro en el que llevaba trabajando cinco años. 
Casi no me lo creo, pero lo he terminado.

En junio de 2011, aparecieron en la revista Quimera algunos retratos de un incipiente proyecto de libro que yo había ideado. Invité a más de un centenar de escritores a que seleccionasen citas de escritores muertos, citas que después yo ilustraría. Además, se me antojó retratar a vivos y a muertos mirándose de reojo. Ahora, tras haber trabajando en ello de manera tan intermitente como demente durante estos últimos cinco años, puedo decir que ya está, que lo he terminado: 130 citas, 130 ilustraciones, 260 retratos, y un libro maravilloso que verá la luz el próximo otoño con la editorial Reino de Cordelia.
Llevará por título "Libro de las Invocaciones. Antología de citas y espíritus"

miércoles, 16 de marzo de 2016

Cuatro ilustradores frente a la tradición


Mañana, jueves 17 de marzo, participaré en una charla junto a Elena Odriozola, Iban Barrenetxea, Sara Morante y el editor Diego Moreno. 
Será a las 19:00 h en la Librería Zubieta de San Sebastián.

lunes, 7 de marzo de 2016

Ritual para clausurar una exposición

“Dibujar en la oscuridad” llegará a las librerías a partir del 21 de marzo, pero este sábado 12 estará ya disponible en el acto de clausura de mi exposición “Visiones para acólitos del trazo” en Mongolia (Aretxaga Kalea 2, Bilbao). A partir de las 20 h estaré dibujando y firmando a ciegas ejemplares del libro.


domingo, 28 de febrero de 2016

Dibujar en la oscuridad



Dentro de unos días, a principios de marzo, verá la luz mi libro "Dibujar en la oscuridad", en el que recopilo una serie de dibujos y textos sobre mis diferentes experiencias dibujando a ciegas. Todo ello basado en las Sesiones psicográficas, esa serie de performances en las que dibujo a ciegas en directo mientras se proyecta el resultado y suena la música espectral de Iago Alvite, quien escribe el epílogo del libro. 
El libro será publicado por Ediciones El Gallo de Oro. Tras su publicación los presentaremos por diferentes ciudades con sus respectivas sesiones psicográficas.


domingo, 17 de enero de 2016

Lo que la música me ha dado


Lo que la música me ha dado no me lo puede quitar nadie, nunca. Y este sábado me he enterado de la muerte del gran Oriol Perucho. Y he recordado que en los años noventa escuchaba mucho ciertos discos suyos – como el titulado “Insultó, le multaron y dejo de comer”-, junto a otros de gente como Macromassa, Pascal Comelade, Mil dolores pequeños o Corcobado y los Chatarreros de sangre y cielo, y me compraba también la revista Noise club, en la que aparecían ese tipo de músicos insólitos y audaces, y en la que descubrí a gente como Rowland S. Howard, Crime and the city solution, Lydia Lunch, Nick Cave, Foetus, Fred Frith, John Zorn… yo tendría unos 18 años cuando descubrí todo aquello y, por suerte, me volvió bastante LOCO; el descubrimiento de América me parece una enorme tontería comparado con lo que para mí significó toda esa música. Y es curioso, porque entonces no conocía a gente que escuchase a esos músicos, y pedía por correo discos y revistas, y cuando llegaban a casa me parecía estar en contacto con un universo paralelo al que solo yo tenía acceso. Y todavía hoy, cuando escucho algunos de esos discos, me asalta a veces una extraña sensación extraterrestre difícilmente explicable mediante el encadenamiento de las palabras.

lunes, 11 de enero de 2016

Un homenaje a David Bowie


Y así me fotografió mi hermano, hace ahora más de veinte años –tendría yo unos diecisiete-, con un parche en el ojo, imitando a David Bowie, que aparecía entonces en la portada de la revista Ruta 66. Y desde que descubrí su música, siempre ha estado ahí, nunca me he cansado de escuchar sus canciones, desde la adolescencia hasta ahora, pues su canción “Rock and roll suicide” fue determinante para construir mi “Manual de ruleta rusa”, y escuché esa canción suya de manera obsesiva mientras avanzaba en el libro, y le retraté sujetando una pistola para que apareciese también en una de sus páginas... y ahí seguirán, su voz, su música, sus canciones, hasta el fin de los tiempos.


miércoles, 23 de diciembre de 2015

COMANDO PSICOGRÁFICO en A Coruña


Para empezar bien el año 2016, el sábado 2 de enero estaremos presentando nuestro COMANDO PSICOGRÁFICO en A Coruña, invocando a espíritus poderosos que nos guiarán hasta el alegre túnel que separa la vida de la muerte y del que esperamos volver renovados mientras dibujamos a ciegas y creamos músicas espectrales que renovarán también los espíritus de aquellas personas que presencien nuestro fraterno ritual de conjuros hipnagógicos.
Será a las 22.00 h en Pao de toxo (Plaza de Lugo 23, Sótano).