jueves, 20 de noviembre de 2008

Feria da Arte Galega, y una reseña del Libro de voyeur

La memoria del jilguero


Tanto los dibujos que he dado en llamar metapatafísicos como los dibujos de calles coruñesas, formarán parte de una muestra que bajo el nombre de Feria da Arte Galega, tendrá lugar estas navidades en A Coruña. Será en la sala de exposiciones del Hotel Hesperia (c/ Juán Florez 16), del 10 de diciembre al 5 de enero, y participarán también pintores como Alfonso Abelenda, Branda, Xaime Cabanas, Jorge Cabezas o Peteiro. Se trata, en todos los casos, de obra sobre papel, obra que se mostrará en fundas de plástico transparente, con precios más o menos asequibles. Todo ideal para regalar arte en fechas navideñas. Yo participo con 40 dibujos. Cuando se acerque la fecha de inauguración, refrescaré por aquí la memoria de quien pueda asistir al acto.
Por cierto, hoy el escritor Mateo de Paz ha colgado en su blog una reseña sobre el Libro de voyeur (proyecto de libro con dibujos eróticos circulares realizados por mí, y textos breves de 62 escritores de España y Latinoamérica), puede leerse la original reseña pinchando aquí.
-

Las entrañas de Herman Melville

La fábula naturalista

La pareja ideal

4 comentarios:

Conrado Arranz dijo...

La verdad es que numerosos caminos me han llevado a tu blog, y he disfrutado mucho con tus dibujos, en espera del Libro de voyeur, ¿vendrás a Madrid? Estamos necesitados de voyeurismo popular y sexualidad para entender. Un saludo.

Alex Nortub dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Gallo dijo...

Primero hay que esperar a que el libro se publique, pero una vez que esto esté hecho, supongo que habrá que presentarlo por ahí, también en Madrid. Ya se verá. Gracias, Conrado, por tu comentario.

Jorge Barreiro dijo...

Estoy deseando ver ese libro Pablo, pinta tremendo.
Y me encantan estos dibujos, al estilo de la ilustración que imagino (con otros temas con otras mezclas) haría Darwin en su diario. Colgarían bien en El Museo de Ciencias Naturales de Londres y les sacudiría el bombin a más de uno. No es sorda su poesía y la música que les acompaña es el crujir del papel al pasar la hoja.
Un abrazo