viernes, 26 de junio de 2009

SUSPENSE (micrometraje para un poema de Estíbaliz Espinosa)




Cuando empecé a ralizar micrometrajes no imaginaba que alguien pudiese encargarme uno para ilustrar un poema. Pero no hace mucho Estíbaliz Espinosa (http://estibalizes.wordpress.com/) me lo encargó para proyectarlo en la presentación de su libro ZOOMMM.Textos Biónicos (Xerais, 2009).
Y el resultado es este micrometraje que hoy dejo por aquí.

miércoles, 24 de junio de 2009

Borias Vian: 50 años de su muerte

"Y más nos valdría aprender a hacer el amor correctamente que devanarnos los sesos delante de un libro de historia"

(Boris Vian)



Boris Vian (tinta sobre papel, 29 x 21 cm, junio 2009)
-
Ayer se cumplieron 50 años de la muerte de Boris Vian. Murió a los 39 años de un ataque al corazón, en una sala de cine, mientras veía la adaptación de su novela Escupiré sobre vuestra tumba. Una sala de cine no parece un mal sitio para morir, pero hacerlo cuando están proyectando una película sobre tu novela tiene que ser un fastidio, aunque sepas como acaba. A no ser que estés viendo la película y la adaptación te parezca horrorosa, en tal caso supongo que morirse podría ser un alivio.

Boris Vian fue novelista, poeta, dramaturgo, músico de jazz, cantante, actor, ingeniero… Me gustan esos artistas que le dan a todo o casi todo, que están en tierra de nadie, que mezclan disciplinas y estilos con suma naturalidad.

Sí, ser heterogéneo es sin duda una gran virtud.


"En la vida, lo esencial es hacer juicios a priori sobre todas la cosas. Pareciera, en efecto, que las masas se equivocan y los individuos siempre tienen razón. Pero hay que tener cuidado con deducir de ello reglas de conducta: necesariamente, ellas no tienen que ser formuladas para que uno las siga. Sólo existen dos cosas: el amor en todas sus manifestaciones, con lindas muchachas, y la música de Nueva Orleans o la de Duke Ellington. El resto debería desaparecer porque es feo y las pocas páginas que a continuación sirven para demostrarlo, extraen todas sus fuerzas del siguiente hecho: el argumento es totalmente verdadero porque lo imaginé de cabo a rabo..."
(Fragmento del prólogo de La espuma de los días, novela de Boris Vian)

martes, 23 de junio de 2009

El micrometraje de junio: Raymond Carver








"Otro relámpago atravesó el cielo

como la memoria, como la revelación. Justo

cuando se encontraba en ese punto de desesperación,

asomó un pez en la superficie oscura

del agua de debajo del malecón y luego se hundió

y luego volvió a aparecer súbitamente.

¡El pintor difícilmente podía dar crédito

a sus ojos y sus oídos! Aquello era

una señal –la fe no intervenía

en ello. La boca del pintor

estaba abierta. Para cuando volvió a casa

dejó de fumar y prometió

que nunca volvería a hablar por teléfono.

Se puso su guardapolvos y cogió

sus pinceles. Estaba listo para

volver a empezar, pero no sabía si en un lienzo

podría entrar todo aquello. No

importaba. Continuaría

en otro lienzo si era necesario.

Sería todo o nada. Relámpagos, agua,

pez, pitillos, cartas, maquinaria,

el corazón humano, aquel viejo puerto.

Incluso los labios de la mujer pegados

al auricular, incluso eso.

El pliegue de su labio."



(Fragmento del texto El pintor y el pez, de Raymond Carver.

Aparecido en su libro Un nuevo sendero a la cascada)


martes, 16 de junio de 2009

Excepciones (2)

Dejo aquí otras dos excepciones, dos obras realizadas hace unos diez años y que todavía me gustan. Son dos obras de una etapa en la que me influyeron artistas como Jean Dubuffete, Cy Tombly, Jackson Pollock o Antoni Tápies.

Circo (técnica mixta sobre lienzo, 1999)

Faro
(técnica mixta sobre lienzo, 1999)

viernes, 12 de junio de 2009

El problema de los museos

Los museólogos
(Tinta sobre papel, 21 x 29 cm, junio 2009)



El problema de los museos

Fragmento de un texto de Paul Valéry (1871-1945)

“No me gustan demasiado los museos. Hay muchos admirables, con nada deleitable. Las ideas de clasificación, conservación y utilidad pública, que son justas y claras, tienen poca relación con los deleites.

Al primer paso que doy hacia las cosas bellas, una mano me arranca el bastón, un rótulo me prohíbe fumar.

Enfriado ya por el gesto autoritario y el sentimiento de coerción, penetro en alguna sala de escultura donde reina una confusión fría. Un busto asoma deslumbrante entre las piernas de un atleta de bronce. Calma y violencias, sonrisas, pasmos, contracciones y los más forzados equilibrios componen una impresión insoportable. Estoy en un tumulto de criaturas congeladas donde cada una pide, sin obtenerla, la inexistencia de todas las demás. Y eso sin hablar del caos de magnitudes sin medida común, de la mezcla inexplicable de enanos y gigantes, ni siquiera del resumen de la evolución que nos ofrece semejante asamblea de seres perfectos e inconclusos, mutilados y restaurados, monstruosos y caballeros…

Dispuesta el alma a cualquier pena, me adentro en la pintura. Ante mí se despliega en silencio un extraño desorden organizado. Soy presa de horror sagrado. Mi paso se vuelve reverente. Mi voz cambia y se coloca algo más alta que en la iglesia, pero un poco más baja que en los asuntos ordinarios de la vida. Pronto dejo de saber a qué he venido a estas soledades enceradas, con algo de templo y de salón, de cementerio y de escuela… ¿He venido a instruirme, o a buscar algo que me encante, o bien a cumplir con un deber y satisfacer las apariencias? ¿O no podría ser incluso un ejercicio de un género particular este paseo tan pintoresco, al que una belleza estorba cada paso y a cada instante desvían a diestro y siniestro obras maestras entre las que hay que conducirse como un borracho entre bares?

La tristeza, el aburrimiento, la admiración, el buen tiempo que hace ahí fuera, los reproches de mi conciencia, y la terrible sensación del gran número de grandes artistas, vienen conmigo.”



martes, 9 de junio de 2009

Excepciones (1)


Este es un dibujo de hace diez años, realizado en 1999. Lo encontré ayer. Hacía mucho tiempo que no lo veía y me ha gustado. No suele ocurrir muy a menudo. Normalmente cuando veo cosas que hice hace diez años no me suelen gustar nada. Pero hay excepciones, y este dibujo realizado a base de manchas de tinta aguada sí que me convence. Además aparece un libro. Y aunque nada tiene que ver este dibujo con los dibujos que hago ahora, eso también me gusta, ver la evolución. Quizá deje por aquí en los próximos días más cosas de hace años, esas cosas que todavía me convencen, esas excepciones. Creo que estaría bien. Siempre me han gustado los artistas que tienen muy diferentes épocas, no los que encuentran una fórmula y la repiten sin descando hasta el aburrimiento. No aburrir es muy importante.

lunes, 8 de junio de 2009

Antón Pávlovich Chéjov

Retrato de Antón Pávlovich Chéjov
(tinta sobre papel, 29 x 21 cm, junio 2009)



En un principio el tiempo era bueno y apacible. Piaban los zorzales y en los alrededores, en los pantanos, algo vivo zumbaba tristemente, como si soplara dentro de una botella vacía. Una chocha inició el vuelo y una bala surcó con alegría y estrépito el aire primaveral en su busca. Pero cuando en el bosque cayó la noche y empezó a soplar un intempestivo viento frío del este, todo quedó en silencio. En las charcas aparecieron agujas de hielo y el bosque apodtó un aspecto desapacible, solitario y recóndito. Olía a invierno.
(Comienzo del cuento El estudiante, de Antón Chéjov)


martes, 2 de junio de 2009

Ilustrando un libro de Nacho Vegas



He estado realizando ultimamente unos cuantos dibujos para la reedición del libro Política de hechos consumados, de Nacho Vegas. Se los he enviado hace poco por e-mail a Nacho y parece que le han gustado mucho, me decía incluso que no sabía si era buena idea lo de la reedición de su libro pero que las ilustraciones le han convencido de que sí. Así que parece que el proyecto va cogiendo forma. En una entrevista que le hizo para Metrópoli la semana pasada mi amigo David Saavedra (también participante del Libro de voyeur), mencionan el tema:

P.- Hay un proyecto de reeditar su libro de relatos, 'Política de hechos consumados', con ilustraciones.

R.- Sí, me puse en contacto con el pintor Pablo Gallo para otro proyecto suyo, me gusta siempre lo que hace y mi discográfica tuvo esta idea. Ahora que voy a mezclar el EP, probablemente aproveche para grabar alguna cosa inédita que acompañe al libro. Son textos que tengo muy asociados al momento en que los escribí, una forma de complemento a las canciones de mis primeros discos, con sus irregularidades. Tenía dudas sobre reeditarlo.

(Puede leerse la entrevista integramente pinchando AQUÍ.)