lunes, 8 de junio de 2009

Antón Pávlovich Chéjov

Retrato de Antón Pávlovich Chéjov
(tinta sobre papel, 29 x 21 cm, junio 2009)



En un principio el tiempo era bueno y apacible. Piaban los zorzales y en los alrededores, en los pantanos, algo vivo zumbaba tristemente, como si soplara dentro de una botella vacía. Una chocha inició el vuelo y una bala surcó con alegría y estrépito el aire primaveral en su busca. Pero cuando en el bosque cayó la noche y empezó a soplar un intempestivo viento frío del este, todo quedó en silencio. En las charcas aparecieron agujas de hielo y el bosque apodtó un aspecto desapacible, solitario y recóndito. Olía a invierno.
(Comienzo del cuento El estudiante, de Antón Chéjov)


1 comentario:

estibalizes dijo...

o comezo deste conto parécese a esta primavera