lunes, 26 de octubre de 2009

Agustín Fernández Mallo

Retrato de Agustín Fernández Mallo
(tinta sobre papel, 29 x 21 cm, octubre 2009)
-

Hace tiempo que llevo a cabo una especie de diario gráfico, en el que retrato a personas o lugares que se cruzan en mi camino o realizo dibujos a partir de libros que leo. Son dibujos rápidos. Me gusta mucho dibujar. Los hago con la intención de dejar cierto rastro de esas personas, lugares o lecturas que he conocido. Pienso que con el paso del tiempo me gustará ver ese mapa de instantes trazado a base de dibujos.

El jueves quedé con mi amiga Estíbaliz Espinosa para acudir a la presentación del libro Nocilla Lab, de Agustín Fernández Mallo. El acto tuvo lugar en la Fnac coruñés y el autor del libro estuvo acompañado por el escritor Germán Sierra. Así que ahora he realizado un retrato de Agustín Fernández Mallo. Le he puesto el cuerpo de Mortadelo, el famoso personaje de cómic. Se me ocurrió tras ver la película del Proyecto Nocilla, donde Eloy Fernández Porta compara a Fernández Mallo con un agente de la T.I.A., la agencia de espías que inventara Francisco Ibáñez. Empecé a leer el libro ayer por la tarde, en el avión, de regreso a Bilbao. Me está gustando mucho.

Aunque todavía no lo he terminado, sé que el libro acaba con un cómic realizado por Pere Joan, un dibujante al que admiro desde hace años y que también habla en la película del Proyecto Nocilla. Pere Joan dirigió, junto a Max, una de las publicaciones de cómic e ilustración más atractivas que hallan caído en mis manos, se llamaba Nosotros somos los muertos y en sus páginas podía verse el trabajo de autores a los que admiro, como Chris Ware, Spiegelman, Thomas Ott, Alex Fito, Sonia Pulido, Paco Alcázar, Miguel Brieva, Miguel B. Nuñez o los mismos Pere Joan y Max.

En la película del Proyecto Nocilla, Agustín Fernández Mallo imagina un libro colectivo, escrito por diferentes autores que, mientras llevan a cabo el libro, desconocen que es lo que escriben los otros. Me hizo gracia oirle hablar sobre esto porque hace cosa de un año yo imaginé algo semejante, una novela colectiva ilustrada, en la que los escritores partirían de una serie de imágenes para escribir los capítulos. Escribí incluso un texto con ciertas pautas para llevar a cabo el proyecto. Lo llamé El Exquisito Libro Cadáver. Todavía no le he hecho llegar ese texto a nadie.

Al final de la presentación de Nocilla Lab, me acerqué para que Agustín me dedicase su libro. Se me ocurrió entonces darle un ejemplar del libro de Nacho Vegas ilsutrado por mí, y Agustín me pidió que se lo dedicase, y yo, algo nervioso, sin saber muy bien que escribir, se lo dediqué. Es el primer libro que he dedicado en mi vida.

2 comentarios:

luna dijo...

Grande Estibaliz.

Si son Mortadelo y Filemon falta Eloy a su lado!

El jueves la presentación es en Madrid, a ver que tal.


Un saludo!

Pablo Gallo dijo...

Pues sí, Luna, esa es la idea, tras realizar a Mortadelo Fernández Mallo, Filemón Fernández Porta ya está en marcha, pronto lo colgaré por aquí.
Un abrazo.