domingo, 6 de octubre de 2013

Robert Crumb en Bilbao


Robert Crumb siempre ha estado ahí. Quiero decir con esto que para mí siempre ha sido una gran influencia. Siento una enorme admiración por su obra, similar a la admiración que puedo sentir por la obra de Durero, Rembrandt, Goya, Moebius o Escher. Recuerdo que en mi adolescencia compraba la revista de cómic El Víbora esperando encontrar entre sus páginas los dibujos y viñetas de Crumb. Desde que lo descubrí, me sentí atraído hipnóticamente por el erotismo de sus imágenes y esa atmosfera lisérgica y contracultural que transmite gran parte de su obra. 
El sábado pasado Robert Crumb estuvo en la ciudad en la que vivo participando en el Festival La Risa de Bilbao. Fue entrevistado por el director de cine y actor Santiago Segura en la Sala BBK de la Gran Vía. El director del festival, Juan Bas, le entregó un premio por toda su carrera. La charla fue muy interesante, Crumb habló sobre su trabajo y su vida sin pelos en la lengua. Me hizo gracia -y me pareció revelador y claro reflejo de su personalidad- lo que dijo en relación a la manera de imprimir hoy en día. Dijo que le parecían horribles las impresoras offset. Dijo que les pedía siempre a sus editores que las líneas de sus dibujos saliesen rectas. Dijo que hoy es imposible ver impresa una línea recta. Dijo que ahora todas las líneas tienen esas pequeñas cosas que hacen que no se vean rectas. Esos putos píxeles, dijo.

Robert y Aline Crumb en Bilbao