domingo, 1 de noviembre de 2009

d i v e r t i m e n t o s (2)




2 comentarios:

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Un corazón de judías y un cerebro de fideos. Me gusta.

Pablo Gallo dijo...

Pues coincidimos, Esther, a mí también me gustan las judías y los fideos.